• ¿La tecnología amenaza con desaparecer tu empleo?

    Todos hemos sido testigos de los avances tecnológicos y cómo han cambiado nuestro entorno, y particularmente en este post compartiré algunas ideas que me llamaron la atención del libro de Andrés Oppenheimer “Sálvese quien pueda”, sobre los cambios laborales y cómo la tecnología amenaza con desaparecer empleos.

    La estadística es que dentro de 15 a 20 años el 47 % de los empleos en Estados Unidos de América corren el riesgo de ser reemplazados por automatizaciones tecnológicas, llámense robots o software.

    Es una realidad que las empresas buscan hacer más eficientes sus procesos y costos operativos, por lo cual les resulta conveniente considerar las opciones que ofrece la tecnología, ya que los robots y los softwares no descansan, no piden vacaciones, no se enferman ni bajan su productividad, contrario a un empleado.

    Para nada trato de hacer quedar mal a las empresas por emplear estas ventajas tecnológicas, la finalidad de las empresas es generar dinero y si un software reduce costos y aumenta utilidades lo mejor que pueden hacer es tomar esa opción.

    Cada quien debe ver por sus intereses, tanto las empresas como los empleados, por lo que todos los que estén en un puesto laboral deben tener en mente esta posibilidad y tratar de dificultar su reemplazo.

    Otra estadística relevante es que el poder de las computadoras aumenta 100% cada 18 meses, es decir cada año y medio duplican su capacidad, aquí está la verdadera problemática, para muchos empleos mecánicos y rutinarios quizás sea cuestión de tiempo para que se desarrolle o invente algún avance tecnológico que los reemplace.

    ¿Podemos seguir creando más oportunidades de trabajo que las que van desapareciendo?

    En mi opinión, estamos en un sistema laboral muy poco sustentable, no podemos seguir el mismo ritmo del avance tecnológico (100% en 18 meses) en cuanto a la generación de nuevos puestos de trabajo.

    En la revolución industrial, el avance tecnológico benefició a la clase trabajadora, ya que se generó mucha maquinaria y tecnologías que a final de cuentas debían ser operadas por un humano y requerían de mano de obra, pero incluso ya en la actualidad vemos que los avances tecnológicos desplazan totalmente la mano de obra.

    Un claro ejemplo es toda la infraestructura logística con la que cuenta Amazon, son robots los que desempeñan gran parte de la operación en sus bodegas e incluso, desconozco como vaya este avance, pero se plantea que sean drones los que hagan los envíos hasta la puerta de nuestras casas.

    Quizás Amazon sea una excepción y les lleve años de ventaja a las industrias, pero debemos tener en cuenta estas tendencias, si ya alguien lo está realizando significa que para allá está orientado el futuro y debemos prever esa realidad ya que a ese ritmo de avance agarrará desprevenidos a muchos.

    ¿Cómo identificar el nivel de riesgo de mi puesto de trabajo?

    Los puestos de trabajo que ya es una realidad que están siendo reemplazados por la tecnología son las tareas rutinarias y mecánicas, es decir, los puestos de trabajo que realizan una sola tarea una y otra vez.

    La lógica es que si un puesto laboral puede ser explicado fácilmente y desempeña una sola función, puede ser planteado en un algoritmo y a partir de este puede nacer todo un software que pueda desplazar estas funciones.

    Como ejemplo, me pongo a pensar en los puestos que sólo se dedican a hacer pagos o a facturar, incluso ahora ya existen softwares que hacen esto casi automáticamente y al ser empleos muy rutinarios y muy especializados, es decir que solo cumplen una sola función, es como para que reaccionaran y pensaran en su futuro laboral ante un posible cambio.

    Como estos puestos creo que hay muchos que pueden estar en este nivel de riesgo y esta lectura nos invita a reflexionar sobre nuestra estabilidad financiera si sólo dependemos de un trabajo de este tipo.

    Por otro lado, los empleos que son más difíciles de reemplazar (o que podrían tardar más en ser reemplazados) son los complejos de explicar o que no son rutinarios, puesto que cumplen con diversas funciones o cuentan con cierto grado de toma de decisiones, lo cual resulta difícil de plantear en un algoritmo y dificulta su reemplazo.

    Pienso que todos podemos hacernos difíciles de reemplazar, sobretodo si aumentamos las funciones y responsabilidades desempeñadas. Entre más funciones se desempeñen, más difícil será que seamos reemplazados.

    Lo más conveniente es desarrollar habilidades que amplíen la gama de opciones para generar ingresos, porque si dependemos sólo de una fuente de ingresos y es un empleo rutinario y repetitivo, estamos realmente fritos.

    ¿Qué impacto económico acarrearía esto?

    Seamos críticos sobre la idea planteada en este libro, ya que la finalidad es reflexionar y llegar a una idea propia. Y particularmente llegué a la conclusión que a corto plazo lo más eficiente financieramente es suplir puestos de trabajo por tecnología ya que así tomas ventaja de tus competidores.

    Pero a largo plazo y de generalizarse el desplazamiento laboral, no resultaría tan benéfico para las empresas que apliquen estas ventajas tecnológicas, ya que al no haber tantos empleos no habría consumidores que adquieran sus productos o servicios.

    Esto ya que la clase trabajadora es quien sustenta gran parte de la economía por ser los consumidores finales de productos o servicios; las empresas no serían nada sin consumidores y al eliminar tanto porcentaje de los empleos no existiría el poder adquisitivo suficiente.

    Macroeconómicamente no sería buena idea suplir la mayoría de empleos con tecnología y en algún momento debería buscarse un balance entre el avance tecnológico y la generación de nuevos empleos.

    Hablo de este balance ya que sin poder adquisitivo en los consumidores, por más avances tecnológicos que implementen las empresas, no regresaría esa inversión, de que serviría ahorrarse tanto dinero en costos de producción en las empresas si los consumidores no tendrían como pagar por lo que ofrecen.

    Para concluir

    Creo que esta lectura es muy realista y nos invita a reflexionar sobre el futuro y que debemos adoptar otra mentalidad respecto a nuestra estabilidad financiera, y dejar de llamarle así a tener un “trabajo seguro”.

    Adoptemos la mentalidad de generar nuestra propia estabilidad y no depender tanto de un empleo. Porque si toda nuestra economía depende de un empleo como única fuente de ingresos, quizás sea una casa de naipes que pueda ser derrumbada fácilmente.

    Desarrollar habilidades que faciliten otras fuentes de ingresos es la clave; debemos ver por nuestros intereses y anticiparnos al futuro, porque los avances tecnológicos cada vez se hacen más veloces y no debemos esperar a que afecten nuestra estabilidad financiera.

    Marco Cortina.

     

     

    Tags:  ,

    Subscribe
    Notify of
    guest
    0 Comments
    Inline Feedbacks
    View all comments

    Announcements & Promotions

    ESCUCHA EL PODCAST

    YouTube

    More Videos
    0
    Would love your thoughts, please comment.x
    ()
    x